sábado, 19 de septiembre de 2009

Tu madre!

Me veo bailar

Me escucho gritar

hacia adentro

Desde la oscuridad

de tus ojos

Rayos y centellas

me insultan

al pasar


Y tu boca

me desea

en un trago

a fondo blanco

Que esta vez

para tu asombro

a mí me toca

pagar


Por haberte

querido

Hasta mi muerte

Corazón

a mil por hora

Me he condenado

a esta suerte

de agitarme

al volar


Porque sé

que al volver

voy a encontrarte

Acodado

Con los puños apretados

En la barra solitaria

de aquel

legendario bar


Esperando

a que se sepa

lo mal

que te supe amar

Esperando

mi regreso

Para volverme

a insultar


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Negrita!!!!!
que es de tu vida......
se me vino la imagen de un día
en la puerta de la Trastienda
que bronca que tenías
nunca te vi tan enojadada y triste
eso que vos llamabas decepcion
uhhh seguro que te hice acordar y te agarras la misma bronca
Mira que sos rencorosa.....
perdon, igual el infeliz se lo merecía
algo que me quedó picando.....
¿recuperaste el zapato?
El gaita

aNa dijo...

Gaita!
Qué lindo encontrarte acá. Justo ayer pasé por Concordia y me acordé de vos. Me dijo Pablo que me llamaste hace unos días. Él ya te habrá contado... Igual,quiero que nos encontremos. Venite a casa y hacemos algo. Me hace bien encontrarme con gente "testigo". Como vos. Te quiero musssho.
Ah, sí. Dos años después, para mi cumple nro 21, me retornaron mi zapato.
Beso ruidoso.