domingo, 30 de noviembre de 2008

Puertas

Quizás
sólo
para hacer daño
donde más
me duele
me disfrazo de mí
y me vuelvo invisible
para buscarte
Era agosto
Allá lejos
donde todo
estaba cerca
Y yo soñaba
despierta
que me dormía
y te soñaba.
Y pasaban las luces
Como juegos de guerra
Por mis piernas
La vida
haciendo señas
a un costado
Yo, deteniéndome
por ella
Para dejarme atrapar
las horas futuras
como ésta
Con el viento
En la cara
Y la sonrisa
quieta
Tuve suerte
de poder llorar
mientras los pájaros
se golpeaban
torpemente
contra el vidrio
llamando
a la libertad
por su nombre
Sorda.
Me sentí
tan inútil
que huí
cerrando puertas
tras mis pasos
Y hoy
evado tus lugares
para no encontrarte
Porque no sabría
perdonarme
si te miro a los ojos
Y aún estoy ahí.