lunes, 2 de noviembre de 2009

Como si volara

La juerga
atravesó
los muros
que levanté
para que
las guitarras
no latieran
más en mí
Para que ese
amague
de caricia
no me mordiera
las manos

Pero fue
inútil
El fuego
arrasó
con todo
Batiendo palmas
me arrojó
a los brazos
de un gitano
con tu misma
sonrisa
Y me vi
obligada
a girar

Liberada

A sentir
que puedo
alejarme
lentamente
en un mareo
y volver
exhausta
y partir
desde
el último
destino

A buscarme
en el rostro
de cada
pasajera
que aguarda
a que la esperen
para empezar
a irse
de la mano
de su guía

Y luego soltarme
por el puro placer
de perderme
en el tumulto
Y ya no sentir
miedo
de encontrarte
tatuado
en la piel
de nadie
que te niegue
este abrazo.

Photo: Annie Leibovitz

domingo, 1 de noviembre de 2009

Asunto: RE

Con la boca
morada
de alcohol
y la fiebre
del beso ausente
Caramelo
mentolado
que no saboreé
Te preguntarás
por qué
no quiero
que me encuentres

Por qué
me dejo
abrazar
por extraños
antes
que hacerme
añicos
en tu pecho
Y luego huyo
maldiciéndome
el rumbo

Tal vez
también
te preguntes
Por qué
te nombro
cuando tengo miedo
Y te evito
Por qué
te escucho
y me tapo
los oídos
sólo
con la intención
de escucharte
eternamente

Así
Callando

Y
por qué
atesoro
la flor
que nunca
arrancaste
tiernamente
para mí
en el diario
donde albergo
el día a día
de este
vano sentir

Por qué
Por qué
Por qué
Mis ojos
se te pierden
en la distancia
hasta que ya
no me ves
Y los cierro
para verte
Me pregunto yo
Y te hago cargo
a vos
de lo que nunca
te dije