miércoles, 7 de noviembre de 2018

Escape circular

Si intuyo 
en tus pasos de otrora
un ruido descalzo,
el juego infantil,
los años mozos
tras el beso de tu boca malherida
el devenir etílico
espiralado, tardío
de este deseo urgente...

Desconozco 
los tiempos verbales
para expresar mi mudez,
el auxilio demorado
de tu risa
mi edad temprana
inexperta, 
el compartimento estanco 
de ese silencio de tierra quieta

No querría escapar
a la elipse sutil
si la melodía,
si la fragilidad que describe
tal melancolía...
me quisiera libre
aún torpe,
si me rebelo con descaro
antes de fenecer el día

Envolviéndome en el manto de las aves citadinas
-de alguna manera-
con esa digna adicción nocturna
a cernir este aire 
y elevarse 
si los amantes se vuelcan 
indiferentes a todo
depurando el miedo,
aislado y solo

Consumiéndose
tras arder
sin esperanza...
Sé que vivo.

"Allá" © Gerard Dubois

lunes, 5 de noviembre de 2018

Naciendo

Amanecí desnuda
en el lecho de algún olvido
que es mejor no invocar
a estas horas, donde el tedio
se desubica y te nombra
-La memoria tiene eso...-
desmadejada en vos
con la fragilidad de los fuertes
-supuse, supongo-
para encontrar mi orden
Y no, nunca...


Ya no sé si fue amor
o anacronismo,
si en estos cuencos malogrados
hubo algo más que luces 
y sombras humedecidas...
Si ese latido a contratiempo
despertó la piel dormida
o si fue el alarido de la tierra
antes de arrojarme lejos.
Ya no lo sabré.


[Y el misterio 
sigue siendo esa flor
que sacude su aroma
en la noche sin luna]


Desperté
busqué un abrigo
entre los despojos
Me agité en el intento
perdí el hilo, el camino de regreso
tras la huella desdibujada 
por los suspiros
-quise suponer
en un arrebato lírico 
propiciado por la siesta...-
Al fin, recobré el aliento


Y el fuego, en una mecha iniciática
me trajo hasta aquí...
Donde tu madre estaba pariendo.




"Naciendo" ©aNaNeGrA





martes, 30 de octubre de 2018

Definitivos

La temprana edad 
de la memoria,
la arena barrida
el aroma a aguasal...
El instante pleno y efímero
será el mismo y tan otro...
Pivoteará ante mí
sin perderme los ojos

Será la vida
multiplicada y dividida
No será nada
y será todo lo que ignoro
detrás de tu fachada,
metonimia de la ausencia
de lo que ya no es...
De lo que nunca fue

Sembraré tras mi torpeza
abigarrada,
una semilla errante
tras estos pasos
que me guíen sin tino
hasta ese lugar frío
donde urge un febrero
para abrazarte.

Llueve en mi frente
justo ahora
donde ardió tu boca
antes de ayer
sin futuro alguno
y me anclo en el desvelo
para no arrastrarte a mi encierro
de soledad y humo

Me amparo en tu nombre
en tu alias, tu mote
para volverme anónima
secreta, invisible
donde hay un palmo 
hasta esa puerta,
donde no llamo
por si acaso, la siesta... 

Porque aún soy esa arena
que cae
dibujando huellas
desde una mano
que fue caricia
y arpegio
hasta guardarse en los bolsillos
de tu último invierno

Y ya no sé volver
más que en el aire
a cerrarte los ojos
a escapar entre las hojas
avivando el fuego
luego de la boda apócrifa 
de esos amantes sin miedo
que danzan sobre tu sombra


Para irse desnudos 
e inermes..
Definitivos.


"Siesta" © aNaNeGrA



viernes, 26 de octubre de 2018

El origen

No aprendí

a desandar el camino

vaciar las maletas

limpiar lo vivido

estrechar el vacío

minado de ausencias

-que hoy se agolpan 

por estar

más acá del olvido-


Irreconciliables,

pasión y hastío

de abril a noviembre

de lunes a viernes...

No me viste pasar

con el orgullo en alto 

y los pies descalzos

No me viste

No era yo


Hallaré el extravío original

si esgrimo en los ojos

una vez más, ese brillo excelso

en un giro de paradoja temporal

y permanezco suspendida

hasta verte en esas gotas

que no quieren caer...

Sabré que es tiempo de volar




"Equipaje" © aNaNeGrA

lunes, 22 de octubre de 2018

A contraluz

En este baño de luna tenue
que me colma
y me abraza 

a través de las rejas,
más acá de tu ventana
donde no hay nada mío,
más que ese amor suelto
que aún no sabe mi nombre


Y sin embargo
me llama
para arroparte 

y huir
antes de que el alba
me reconozca
y despertemos
alejados e inciertos...


Hasta que todo sea tan nada
como un adiós
que duerme 

sin almohada
Hasta que sonrías
buscando un motivo
o evoques

un mareo de mar

Para vivir 

y dejarte en un eterno andar
ahí en mi sangre,

tan circular 
tan danzante
en el sueño de los otros
en la siesta olvidada
de los nadies


Porque soy eso
que no te sigue
que no te alcanza
Porque hay algo más
que es tan libre 

y tan humano
como este rodar

calle abajo

Tan bello 

que aún no logro dudar 
o definirme
entre aquel anhelo 
urgente
y este soplido 

en mi frente
despejando el miedo


Para ser 

y dejar ser
al abrir las puertas
de una casa 

que se parece
a la que nos vio crecer
cuando aún no era el momento
para este abrazo


[Luna pequeña y fuerte
con volutas de humo
a contraluz...]



"Luna llena" © Gerard Dubois

jueves, 18 de octubre de 2018

El reflejo

Detenida
en pleno vuelo,
me veo feliz
con mi vestido nuevo
Y luego, tus ojos
no me permiten verme
mientras huyo...
Ya no más.

La inocencia
me marea
alucinada
y a tus brazos me entrego
sin sentido 
y con rabia 
acumulada
de ayer

Latiendo quieta,
irrazonable
en el delirio.
Solo existo ahí,
avivando el fuego
en tu lado oscuro,
en tu anhelo urgente
para mi torpe ritmo 

Callada
y oculta.
para que digas
mi nombre
por error
cada vez
que no quieras
nombrarme.

Y te vayas
de regreso...
Nocturno,
temeroso,
esquivando
la luna
en cada charco,
por si acaso

"Nada": © aNaNeGrA


lunes, 15 de octubre de 2018

Hasta encontrarte

Lloré 
cada vez
que la tierra
no quiso tragarme
y quedé vagando...
sumando soledades,
restando el vino

Pero abrías
un abrazo 

en algún lugar,
un vuelo de paloma
enardecida,
un juego de besos en la arena
estremeciendo al mar

Y percibiste ese gusto
de melancolía y sal,
de deseo lejano, febril
y mariposas enredadas
más acá del fuego,
que intentó ser luz
y sólo eso

Cuando el sol se hunde tras tus pasos
en algún horizonte rojo
llamando a la noche
a que lo siga...
me dejo atrapar hasta el amanecer
para no ir adonde no
para no volver adonde nunca

Y así voy
desarmada en mi,
con tanto silencio
hecho alarido
Voy con mi cargo de rehén
que no cotiza por amar el mar,
devanando las horas,
con mi poca fe

Hasta encontrarte
y decirte que sos lo último
que esperaba encontrar



© Niño pasajero en barco (s/d)

lunes, 8 de octubre de 2018

Certezas

Tu latido
resucita y golpea
en mi piel
con memoria de caricia
No estás
y es mejor para tu ausencia

Engaño al reloj,
me robo tu almanaque
y... a la hoguera!
Agito el aire
y brindo a tu salud
bebiéndome una copa
a fondo blanco

Te veía tras el vidrio
declarando el equipaje,
tan seguro de mi lejanía
que creo que lloré mi propia muerte
Absoluta y viva
como un testigo
sensible a este delirio

Y te ibas…
volviendo circular,
mareando mi sentir,
inexorable

Desoí el silencio.
Y mis pasos
impulsivos, vacilantes
rompieron charcos
dejando una luna multiplicada
y la quietud pronta.

Pasado un tiempo
quizás, un poco más...
Luciendo mi vestido más bonito
toqué tu puerta
cerré los ojos...
Y esperé.

Aquí mismo.

"Desde siempre" foto: aNaNeGrA

jueves, 4 de octubre de 2018

Fantasía (4 p.m)

Tu pecho amante
sosteniendo erguido
la metralla
dispuesta a fragmentar
esto que soy,
a cercenarme primera
entre los últimos.
-O quizás es sólo 
que no puedo más
y te causen gracia
las ínfulas grandilocuentes
de mi tonto ego-


El fragor altisonante 
del silencio
las ramas quietas 
de nuestro abrazo
Así será la fantasía 
de este cuerpo frío
en el altar ardiente
de tu sueño agitado...
Pero en medio de todo,
brotará tu risa
de sobreviviente


Y las palabras 
se saldrán de cauce
para guardarse
y dejarnos solos
y sedientos
atentando a contraluz
contra todo miedo
abriendo las ventanas 
a una noche quieta
y sigilosa
participe necesaria
de nuestras sombras
girando en el techo


© s/d