lunes, 2 de noviembre de 2009

Como si volara

La juerga
atravesó
los muros
que levanté
para que
las guitarras
no latieran
más en mí
Para que ese
amague
de caricia
no me mordiera
las manos

Pero fue
inútil
El fuego
arrasó
con todo
Batiendo palmas
me arrojó
a los brazos
de un gitano
con tu misma
sonrisa
Y me vi
obligada
a girar

Liberada

A sentir
que puedo
alejarme
lentamente
en un mareo
y volver
exhausta
y partir
desde
el último
destino

A buscarme
en el rostro
de cada
pasajera
que aguarda
a que la esperen
para empezar
a irse
de la mano
de su guía

Y luego soltarme
por el puro placer
de perderme
en el tumulto
Y ya no sentir
miedo
de encontrarte
tatuado
en la piel
de nadie
que te niegue
este abrazo.

Photo: Annie Leibovitz

2 comentarios:

Rodolfo Serrano dijo...

Gracias por tus palabras y por estos versos

Diego Carretto dijo...

¡Muy bueno todo!
Realmente me gustó. Muy rica inspiración.
Siempre pa'delante.
Besos.