viernes, 26 de septiembre de 2008

El reflejo

Detenida

En pleno vuelo

Me veo felíz

con mi vestido

de domingo

y luego

tus ojos

no me permiten

verme.

Ya no más.

La inocencia

me marea

alucinada

y a tus brazos
me entrego
sin sentido
Latiendo quieta
Irrazonable
en el delirio.
Solo existo ahí
Avivando el fuego
en tu lado oscuro
En tu anhelo
urgente
para mi vicio
Callada
y oculta.
Para que digas
mi nombre
por error
cada vez
que no quieras
nombrarme.
Y te vayas...
de regreso
Temeroso
Esquivando
la luna
en cada charco.



3 comentarios:

ljr dijo...

what?

aNa dijo...

I just ...

Jorge Ampuero dijo...

Hermoso!!! y yo espero nunca esquivar tus charcos.

Un abrazo...