sábado, 6 de agosto de 2011

Salvador

Paladeé tu nombre
olvidado
de todos mis susurros
Intenté ese sabor
ausente
Me detuve en él
Te miré a los ojos
quieta y desnuda
Me clavé las uñas
en las palmas del aplauso
Me fui descalza
y sin saludar

(…)

Sé que sobrevivo
en esas calles
hostiles
donde habitan
muñecos de barro
que señalan el horizonte
y dan alaridos mudos
de victorias
de otro tiempo
Allá, ellos…

Creo
que no hay razones
para apurar el paso
Los relojes ya tienen
cuerda suficiente
Los espejos
no tienen photoshop
y admito que quemé mi agenda
y tu almanaque

Ya los pájaros lloraron
arrojando pañuelos
en cada plaza de la ciudad
Tan bellos
que ojalá no se les vuelva costumbre

Te llamé Salvador
por cada uno de mis muertos
te vi durmiendo entre cartones
Inventé un blues para rezarte
Y me olvidé la letra
Tal vez, un vals, para cruzar la avenida?
O un tango para no olvidarte
y dejarlo para momentos
como éste
en que viene al caso
decirte algo bien fulero
Y no andar por ahí
tomando frío
haciéndome la fuerte
(En un frío de labios rotos)

"Suelta, que no es poco" Foto: aNaNeGrA

No hay comentarios: