viernes, 15 de febrero de 2008

Cursilerías de un viernes in the nait

No soporto

Tu risa de foto de anuario.

Como una memoria que se acerca.

Eco absurdo

que responde sin que lo provoque.

Pero qué lindo sos.

A pesar de no serlo.


Camino.

Con los dientes apretados

Con músicas latiéndome en las sienes.

Olvidándolas.

Para que de tanto sonar no se me vuelvan costumbre.

Y comience a aburrirme

como cualquier hija de vecino.


Avenidas. Anchas. Bien anchas.

Si recordás

esa tonta fantasía.

Y tosés al dejarme un mensaje muy tembleque.

Prometo no cruzar nunca más

Con los ojos cerrados


…Y verte sonreír

de igual manera.

Sin pasado. Sin tiempo. Sin apuro.

Sin nadie que te tire del brazo

para llevarte adonde no querés ir

sin que yo te diga “te amo” con un gesto.

Ni ahí.